¿Qué es la retinopatía del prematuro?

 

La retinopatía del prematuro es una enfermedad de los ojos de los niños con nacimiento prematuro; en la cual, por un crecimiento anormal de los vasos del ojo inmaduro, la retina se desprende y lleva a ceguera irreversible en los primeros meses de vida. La enfermedad se diagnostica de forma temprana al realizar el TAMIZ VISUAL AL MES DE NACIDO y trata en tiempo la CEGUERA ES PREVENIBLE. 


¿Quien está en riesgo de desarrollar la enfermedad?

Se deben revisar al mes de nacidos a todos los bebés prematuros que nacieron antes de la semana 34 y pesando menos de 2kg de peso. La revisión se puede hacer en terapia intensiva neonatal (UTIN), cunero o en consultorio dependiendo de las condiciones del bebé


¿Cómo se revisan los ojos de un bebé prematuro ?

Se revisan por medio de aparatos especiales como un oftalmoscopio indirecto o una cámara especializada llamada RetCam, se puede evaluar con ciertos dispositivos adjuntos a un teléfono inteligente y en casos donde la retina no sea visible cuando la enfermedad está avanzada se requerirá un ultrasonido. En la mayoría de los casos el bebé estará despierto, se aplica una gota de anestesia, se coloca un dispositivo especial para abrir los ojos pequeños y se revisa con los aparatos antes mencionados. El procedimiento es molesto pero indoloro y dura unos pocos minutos. En todos los bebés preferimos realizar una angiografía con fluoresceína para identificar claramente el estadio en que el paciente se encuentra y ofrecer el mejor tipo de tratamiento para su caso.


¿Qué opciones de tratamiento hay si mi bebé tiene retinopatía?

 

 

 

 

 

Existen distintos grados de retinopatía del prematuro y dependiendo el estadío en que se encuentre es el tratamiento. Si  la enfermedad está en estadio 1 o 2 requerirá sólo observación cada semana o cada 2 semanas hasta cumplir la semana 52, si la enfermedad está en estadio 3 requerirá uso de fármacos o láser, en estadio 4 o 5 temprano una combinación de fármacos, laser y cirugía y si se encuentra en estadio 5 puede requerir cirugía y en caso de que el desprendimiento de retina esté avanzado requiere rehabilitación visual.